viernes, 3 de marzo de 2017

LA TERTULIA

LA TERTULIA:
Nuestro invitado a la tertulia, Fidel, que se presenta a sí mismo como representante de Biafra en el exilio, nos expuso la realidad histórica que también cuenta Chimamanda en la novela:
Nigeria es la fusión de tres grandes territorios llevada a cabo por el colonialismo británico. Estos territorios, de poblaciones étnicas e históricas totalmente diferentes, obtuvieron la independencia como un único país, Nigeria, en 1960. Aunque se constituyó como un estado federal, el norte de mayoría étnica hausa- fulani, detentaba el poder político; mientras que la etnia igbo, de mayoría en el sudeste del país, aunque también muy introducida en el norte, ocupaba importantes áreas de la economía. Las rivalidades, el frágil equilibrio político, con mucha corrupción en todos los ámbitos,  y las diferencias religiosas (el norte de mayoría musulmana, el sudoeste de mayoría en creencias tradicionales y el sudeste de mayoría cristiana) condujeron a varios golpes de estado. Tras el triunfo del golpe militar definitivo del norte, lo igbos sufrieron persecución, se produjo una gran matanza. Los que pudieron escapar se refugiaron en el sudeste que se había independizado como país con el nombre de Biafra (1967). Tras la independencia, el nuevo país sufrió un fuerte bloqueo económico, llevado a cabo por el estado “federal” para obligarlo a retractarse, pero como Biafra no cedió se declaró la guerra. Esta  contienda fue apoyada por países occidentales que ambicionaban el petróleo descubierto en Biafra. Esto hizo que la guerra se prolongara durante tres años convirtiéndose en una de las mayores masacres de civiles en África. Esta masacre se cebó especialmente con los niños que perecieron a miles por el hambre. Los líderes de los bandos enfrentados no fueron, ni siquiera, capaces de ponerse de acuerdo para crear un corredor humanitario seguro por donde hacer llegar alimentos a la población sitiada. Biafra se rindió en enero de 1970, su territorio volvió a formar una región de Nigeria.

En la actualidad, según  nos lo cuenta Fidel, la comunidad igbo es relegada de cualquier toma de decisión sobre su territorio, y sus ansias  de libertades democráticas ferozmente reprimidas por el norte, que es quien controla el país como un estado islámico (siempre según lo que nos dice Fidel y los demás compañeros que asistieron a la tertulia). Ante esta situación y la imposibilidad de dialogo y de convivencia de dos formas de concebir la vida totalmente diferente, ellos, los igbos en el exilio obligatorio, vuelven a postular un estado independiente, Biafra.  

1 comentario:

  1. Bonito libro está también la película.

    ResponderEliminar