martes, 20 de junio de 2017

Crítica de cine: "LOLA" de R.W. Fassbinder

Por Mariano Calderón 

La película no ha entusiasmado, alguien dijo que era mala, pienso sinceramente que no. Trata del comportamiento de un pueblo en Alemania en plena recuperación en los años cincuenta.
Lola es la prostituta  más cara y con mas caché en el burdel de la ciudad por ser la puta del jefe. Éste tiene el mayor negocio inmobiliario en el que está metida toda la sociedad influyente. Lola, acepta su papel pero aspira a ser admitida en el circulo influyente.
El recién llegado funcionario de urbanismo es von Bohm, con unos principios morales de antes de la guerra que han quedado sepultados después de ésta. Ahora  se reconstruye el país devastado con otros fines menos idealistas, pero que pusieron a Alemania en cabeza. Recién llegado, quiere empezar todo de nuevo con orden, justicia y haciendo su trabajo con la mayor disciplina y honradez. Pero en un momento determinado, por despecho amoroso, trata de imponerse  a esa  sociedad poderosa, pero fracasa y acabará sometido y humillado, no por dinero, sino por amor.
Schuker el dueño del burdel, proxeneta y capitalista inmobiliario, se muestra en todo momento como es,  alguien que busca el beneficio sin importarle la moral, solo el beneficio y así lo plantea. Sólo pide  saber el precio.
Así todo seguirá igual, cambia un detalle personal, el funcionario se pliega, su mujer prostituta sigue siéndolo aunque ahora más cara y casada.
La película es profundamente pesimista. Todo está a favor del dinero y el negocio en el que unos sacarán más que otros, y todos tendrán algo; así se avanza hoy.
No ha cambiado nada desde aquellos años, nosotros lo hemos copiado, vivimos lo mismo que ellos, y lo peor es que hay poca esperanza, las ideas diferentes también  han fracasado. Por eso ha dejado mal recuerdo y sin embargo la hace interesante y creo que es una buena película. 
Tiene guiños de aquellos años que nos hacen sonreír, pero en lo fundamental, en el retrato social lo describe con precisión  y sigue actualizado, utilizando el color de  una manera muy intencionada para comunicar  mejor el papel de lo personajes centrándose en los rojos pasión, pecado e hipocresía y azul, valores y honradez y humanidad.


Gracias  a todos por la  participación y sigamos amando al cine.


            MARIANO.                                calderóndm49@gemail.com

jueves, 15 de junio de 2017

EXPOSICIÓN "DESBANDÁ MÁLAGA-ALMERÍA" Grupo Paréntesis guiado por José Luis Puche

El alumnado del taller de Pintura de Paréntesis de Málaga inaugura  la exposición en la Biblioteca Pública Cristóbal Cuevas bajo el titulo “Desbandá, Málaga-Almería”.

Obras realizadas por 8 alumnos/as cuyo argumento principal será interpretar de modo visual la tragedia que se vivió en la carretera de Málaga hacia Almería a inicios de febrero de 1937 y que tuvo como consecuencia uno de los peores sucesos de la historia de la ciudad.

El alumnado, consciente de que el arte debe ir más allá de lo puramente contemplativo, ha investigado a través de archivos escritos y visuales de aquellos días y han adquirido el compromiso moral de investigarlo y reinterpretarlo para que siga formando parte de nuestra propia memoria. Las obras albergan distintos formatos y soluciones, desde obra en papel y dibujos hasta lienzo en acrílico.

El taller de Pintura, con sede en Paréntesis, está guiado por el artista Jose Luis Puche que ha ayudado a su alumnado a sacar este proyecto adelante, proyecto que para algunos supone el primero en su carrera pero donde ellos mismos han superado sus propios límites como artistas.
 

La inauguración tendrá lugar el 16 de junio a las 6 de la tarde y se podrá visitar en la biblioteca hasta el 31 de agosto.





Sol Elías          Felisa Molinero        Francisco Moreno      Juan Antonio Poblete   Manolo Jaimez         Rosana Castro      Santiago Sanchez      Marina Cañete

miércoles, 7 de junio de 2017

SELECCIÓN PARA PRÓXIMAS LECTURAS DEL CLUB

 

·        LAS TORRES DE TREBISONDA. de Rosa Macaulay 382 Págs.2008.     Novela de viaje, libro de talento sentido de humor y ganas de vivir.
·        AMANECERES EN JENIN 408 Pág. de Susan Albulhawa 2017.  Relata la historia de una familia de refugiados palestinos en el campamento de Jenin, con todo lo que esto supone de desarraigo y penurias.
·        TU NO ERES COMO LAS OTRAS MADRES.592 Págs.. Angélica Schrobsdorff.   Es un relato sobre su madre judía  y alemana en unos tiempos y ciudades convulsas. Vivía  en un paraíso que se fue convirtiendo en infierno.El viaje del paraíso al infierno es lo único que lleva a salir de él.
·        LA HIJA DEL OPTIMISTA, de Welty Eudora 1973. Es la obra cumbre de esta autora enraizada en la literatura sureña como Capote o Faulkner, ganadora del pulitzer de ese año.
·        MEMORIAS DEL SUBSUELO. de F.Dostoyevki de1864. Escrita en un momento difícil del escritor. Se plantean cuestiones más extremas que el hombre se pueda hacer, va de un fracasado.
·        MUERTOS DE PERRO. Fr.Ayala 1958. Autor sobre el que no he leído nada  y parece muy bueno y la novela también sobre la arbitrariedad, abuso de poder y corrupción, donde el mundo ha perdido los calores.
·        LA NIETA  DEL SEÑOR LINH2006. Novela sobre el exilio y la soledad y la lucha por preservar la identidad personal.
·        MENDIGOS Y ORGULLOSO de Albert  Cossery 2011. Narra sobre los bajos fondos de una ciudad egipcia, con personajes variopintos, donde el poder es ante todo y sobre todo  ridículo y donde  solo la alegría de vivir importa.
·        HISTORIA DE UNA MAESTRA. 1990 Josefina Aldecoa. Rememora los recuerdos de una maestra en tiempos difíciles, pero engrandece la vocación por la enseñanza y abre un camino  a la esperanza e idealismo.
·        BALADA DEL ABUELO PALANCAS. Félix Grande 2003. Es un homenaje del autor a su abuelo  y al campesino manchego hombre sencillo y sincero, pero un libro divertido y entretenido  que rompe otras historias mas dramática y también debe tener un hueco en nuestra lecturas.
·        LA EXTRAÑA DESAPARICIÓN DE ESME LENNOX. de Magie O'Farrel 2009  una de las voces más reconocidas de la narrativa escocesa actual. Ante el inminente cierre del viejo hospital psiquiátrico de Cauldstone, las autoridades comunican a Iris que debe hacerse cargo de su tía abuela
·        Los novios búlgaros, de Mendicutti adentrándonos en ese mundo ignorado, ajeno a toda moral establecida que, para muchos jóvenes inmigrantes de los países del Este, se inicia en España en el «chaperío» de la emblemática Puerta del Sol de Madrid
·        Primera memoria, de Matute, narra el paso de la niñez a la adolescencia de Matia —la protagonista— y de su primo Borja.Los dos viven en casa de su abuela en un mundo insular ingenuo y misterioso a la vez.
·        Expiación, de McEwan una romántica historia de amor imposible, una durísima narración de guerra y la novela que dentro de la novela escribe uno de los personajes. 
·        Pantaleón y las visitadoras, de Vargas Llosa,  un capitán del Ejército recientemente ascendido recibe la misión de establecer un servicio de prostitución para las Fuerzas Armadas del Perú en el más absoluto secreto militar.
·        El amante lesbiano, de Sanpedro  Una fantasía erótica ajena a la represiva educación sexual contranatura todavía imperante.
·        Mil Soles espléndidos, de Hosseini historia de amistad entre dos mujeres afganas de orígenes muy dispares, cuyos destinos se entrelazan por obra del azar y de las convulsiones que ha sufrido Afganistán en los últimos treinta años.
·        La sonrisa etrusca, de Sanpedro. Un viejo campesino calabrés llega a casa de sus hijos para someterse a una revisión médica. Allí descubre su último afecto, su nieto, que se llama Bruno, como a él le llaman sus camaradas partisanos. Y vive también su última pasión: el amor de una mujer
·        Margaret Adwood: El cuento de la criada. Como coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres
·        Paraíso inhabitado de Matute. Adriana es una niña que llega al mundo cuando el amor entre sus padres ya ha alcanzado su fecha de caducidad. Para huir de ese ingrato entorno Adriana se crea un paraíso propio en su imaginación
·        La cabeza perdida de Damasceno...de Tabucchi. Abuso policial, de la tortura, de la marginación social y de las minorías étnicas son el germen de esta historia, pero el símbolo y la metáfora nos los restituyen en otro plano, con la fuerza expresiva de la ficción, que transforma el mero dato de la realidad en literatura. 
·        La historiadora, de Elizabeth Kostova. Su nombre despierta terror en el corazón de los hombre. A lo largo de siglos, se le ha considerado un mito. Ahora, alguien se atreve a buscarlo a través de los rincones más oscuros de Europa y Asia
·        La bastarda de Estambul, de Eliff Shafak, una de las autoras turcas más aclamadas internacionalmente. Acogida por la familia de su padrastro, esta joven armenia-norteamericana irá desgranando los secretos de dos familias unidas por la tragedia que separó a turcos y armenios a principios del siglo XX
·        Días de perros, de Alicia Giménez Bartlett.  Segunda entrega de la detective Petra Delicado. La policía de Barcelona investiga la muerte de un vagabundo en un barrio de la ciudad.
·        La princesa de Eboli, Almudena Arteaga. Ana de Mendoza, Princesa de Éboli, implicada en una trama política y sentimental, al lado de Felipe II y de su astuto secretario, Antonio Pérez, luchó por sus derechos con fuerza y decisión inusuales en una mujer de la España del siglo XVI.
·        84 charing Cross Road,  de Helene Hanff. Correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros... y las librerías
·        Juegos de la edad tardía. De Luis Landero. Gil necesita a toda costa a un héroe-artista al que adherirse y, lentamente, consigue resucitar en Gregorio sus sueños juveniles
·        La ley del menor, de Ian McEwan, A una jueza de menores le encargan el caso de Adam Henry. Que es anormalmente maduro, y encendidamente sensible.
·        La tregua, de Mario Benedetti. Un empleado viudo, próximo a la jubilación, cuya existencia se divide entre la oficina, la casa, el café y una precaria vida familia. Una inesperada relación amorosa, que parece ofrecer al protagonista un horizonte de liberación
·        Cuentos de Eva Luna, de Isabel Allende. Veintitrés relatos de amor y violencia secretamente entrelazados por un fino hilo narrativo y un rico lenguaje que recrea azarosas peripecias en un mundo sensual y mágico
·        Una lectora poco común, de Alan Bennet. Hasta entonces sólo había sido una reina, una pura entelequia, descubrirá el vértigo de la lectura, del ser, del placer
·        El quinto en discordia. Robertson Davies. Misteriosa muerte del magnate canadiense Boy StauntonDunstan Ramsay, amigo desde la infancia de Staunton, quien al intentar aclarar las circunstancias de su muerte no tendrá más remedio que enfrentarse al relato de su propia vida
·        El club de la memoria. Eva Díaz Pérez. Una restauradora de viejos documentales que trabaja en la Filmoteca Nacional encuentra una fotografía que despierta su interés y que va a trastocar su existencia. En ella aparece un grupo de componentes de las Misiones pedagógicas.
·        Sintecho Torres López de Uralde Un joven editor decide dar un giro radical a su vida para centrarse en lo que más desea: escribir una novela Tras abandonarlo todo (novia, trabajo, amigos y familia), el protagonista se ve atrapado por la extraña realidad de un vagabundo que habita un coche abandonado, sobre el cual planea la sombra de una niña desaparecida cinco años atrás. Metáfora sobre los imprecisos límites entre la realidad y la ficción
·         Antonio Abad Lucia,  LUCÍA O LA INASIBLE SUSTANCIA DEL TIEMPO. Una historia vibrante, relatada desde la óptica de una mujer a la que solo la pasión y la aventura podrán liberarla de la inasible sustancia del tiempo.
·         El maestro y la margarita, Bulgakov El demonio visita Moscú. Su principal objetivo es sembrar el caos, y encontrar almas que corromper. considerada la novela más importante del periodo soviético, una mordaz sátira sobre la vida en los años treinta del pasado siglo

jueves, 1 de junio de 2017

EL HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS (Leonardo Padura, La Habana- Cuba, 2009)

                            Por Antonio Manuel Trujillo García
Padura nos regala una novela única y magistralmente escrita. Se basa en una serie de hechos históricos y en una gran cantidad de datos recopilados que, incluso, llegan a saturar a algunos miembros de nuestro club de lectura.
Sin embargo, todos/as coincidimos en que la estructura de la novela, la presentación de los personajes y el ritmo que alcanza, pasando de unos hilos argumentales a otros, junto con los continuos flashbacks que nos hacen retroceder en el tiempo, para retrotraernos al origen y germen del que parte esta historia (la Revolución Soviética), convierten a esta novela en una obra especial...
En "El hombre que amaba a los perros", Iván, un escritor cubano desencantado que no alcanza grandes logros profesionales, ni tampoco en su vida personal, se apasiona con unos breves encuentros fortuitos que comienzan a suceder en su vida, cuando en la playa se topa con un desconocido misterioso. Este hombre, acompañado siempre por un silencioso hombre de color que los observa y por una pareja de perros de la raza "borzois", le va regalando pequeños retazos de una truculenta historia plagada de tintes políticos y que lejos de ser simples anécdotas, resultan ser al final, el relato trágico de hechos que pueden tener, según el criterio personal y las inquietudes de cada cual, un determinado peso específico en nuestra historia reciente.
Cuando esos encuentros van tocando a su fin, Iván descubre que ese hombre misterioso no es otro que Ramón Mercader, el asesino de León Trotsky y que lejos de aquellos acontecimientos, se haya viviendo el fin de sus días en Cuba y siente la necesidad de legar el eco de aquella historia, para que perviva en el tiempo...
A través de las confidencias que comparten ambos personajes, vamos entrando en una trilogía de historias entrelazadas entre sí, donde las circunstancias que ocurren en la desgraciada vida de Iván, se van narrando, saltando a los hechos más importantes que marcaron la vida de Ramón Mercader y por supuesto, el peso que tuvo este personaje en el desenlace de la vida de Trotsky.
Finalmente y tras desentrañar los aspectos y características más importantes de la obra, tanto a nivel cultural y artístico, como político, todos/as coincidimos en reconocer la importancia de profundizar en los hechos históricos y políticos que se narran en esta novela y en lo bien escrita que está.
Padura consigue introducir en su obra, a través de su álter ego (el escritor frustrado Iván), sus propias reflexiones y frustraciones con respecto al regimen cubano, haciendo una profunda crítica al mismo, desde los propios orígenes que supuestamente lo sustentan.
Para terminar, podríamos hacer una doble reflexión acerca de los aprendizajes importantes que podemos extraer tras la lectura de esta obra:
1º.- Independientemente de las ideas políticas, culturales o religiosas de cada persona, hemos de coincidir en que los "radicalismos" y los fenómenos relacionados con el fanatismo de masas (fundamentalismos, integrismos...), son absolutamente perjudiciales para el ser humano, porque sólo conducen a la destrucción.
2º.- Hasta dónde está dispuesto a llegar el ser humano por defender, hasta el final, sus ideales...

¿El fin justifica los medios?...






miércoles, 24 de mayo de 2017

Critíca de cine: LAS UVAS DE LA IRA, de John Ford

Estoy muy contento porque la de hoy ha sido la reunión más completa  que hemos tenido, por la participación de todos en el coloquio de manera tan espontánea e enriquecedora.
Lo primero que nos ha salido a todos de manera espontánea es la comparación entre la novela y la película. Hemos visto las grandes diferencias no solo entre los relatos contados sino también en los personajes. La mayoría de ellos,  aunque aparecen, no tiene papel relevante salvo algún secundario. Entre los principales, el galardonado con un Óscar  Henry Fonda hace un brillante papel, pero a todos nos parece que con menos fuerza que el de la novela. Algo parecido podemos opinar sobre el papel de la madre.
La película, aunque larga, tiene un gran ritmo y se nos hace corta;  la misma manera de rodar en continuo movimiento ayuda a ello. Son prácticamente dos personajes los que llevan la película, muy diferente del caso de la novela que es más coral y donde todos tienen su momento.
También el libro da más lugar a reflexiones del autor en torno al drama central del relato, que en la película tiene quizás solo tres escenas de exposición: El pastor en su reflexión poco antes de su muerte, John el joven protagonista al despedirse de su madre, y la  madre en la última escena en el camión, al reanudar la marcha después de abandonar el campamento. Esta última reflexión también está más destacada en la novela de manera más completa pero no coincide en el momento en que la sitúa la película.
El desarrollo del coloquio fue un continuo extraer diferencias, acentuado algún detalle o escena, trasladando situaciones al momento actual y viendo lo poco que ha cambiado la historia y cómo seguimos sin saber solucionar viejos problemas.  La única coincidencia positiva es que tanto entonces como ahora, para enfrentarse a toda crisis uno de los grandes cimientos es la familia.
    Lo que me gustaría reseñar como final, es que consideremos cómo el mismo tema se puede tratar en los dos formatos de literatura y cine, y de las dos maneras se llega la corazón humano, y eso es lo importante. Y el arte si está bien hecho llega a emocionar, sea cine o literatura, si quienes lo hacen son maestros, y aquí se ha dado el caso. Por eso no desmerece ninguno sino que se tiene que valorar el éxito de la utilización de las herramientas que cada una posee.
                 Sigamos animados con el cine.

                                                                        Mariano Calderón Domínguez

miércoles, 10 de mayo de 2017

LAS UVAS DE LA IRA DE JOHN STEINBECK

Estamos ante un clásico del siglo xx. Y como de cualquier clásico se ha dicho casi todo de esta novela. Pero también, como ocurre con las obras que perduran, una obra que puede ser releída con total actualidad; comparando, por desgracia, los hechos actuales con los descritos en la novela, ocurridos en 1930.

Los hechos:



La novela sitúa en el año 1930, medio oeste, Estados Unidos.
La gran depresión del 29 (el crack del 29), la sequía más terrible que padeció el medio oeste norteamericano, duró años, y una mala gestión del terreno, agotado por monocultivos, propiciaron los acontecimientos.
Las granjas y sus pequeñas parcelas ya no eran de  las familias que las habían fundado. Estos pequeños agricultores y granjeros mediante préstamos y contrapréstamos  habían perdido sus propiedades  en favor de los terratenientes. Ahora eran meros aparceros en las que un día fueron sus tierras.

La situación se precipitó: los terratenientes, que no recibían beneficios, las familias arrendatarias no sacaban ni para ellas mismas, eran a su vez presionados por los bancos; que eran quienes de verdad lo controlaban todo.
Había que obtener beneficios fuese al coste que fuese. Aquí irrumpe la modernización del sistema, que es de verdad quien lo precipita todo: la maquinaria, el tractor, hace más trabajo que el hombre y es mucho más rentable.
Las consecuencias:
Tres millones de personas tuvieron que abandonar, fueron expulsados, de las que un día fueron sus casas y sus tierras. Más de medio millón de estas personas se encaminaron hacia otros estados, especialmente hacia los estados del oeste, en busca de trabajo.
Steinbeck cuenta estos hechos y este éxodo a través de la familia  Joad de Oklahoma que se pone en marcha hacia California. EL viaje:
Es imposible resumir el dolor y el sufrimiento que padecen. También los abusos, allá donde hay oportunidad de sacar beneficio, aunque sea de la miseria ajena, surge quien está dispuesto a sacarlo. Les venden cacharros que están más para el desguace que para una larga travesía. La “mafias de vendedores”, que proliferan a expensas de los no tienen otra opción que trasladarse, saben que aquellos pobres desgraciados, muchos de los cuales no han subido a un automóvil en su vida, darán todo lo que tienen de valor por un medio de transporte. Bastantes de estas "maquinuchas" rodantes, cual modernas pateras, no llegarán a su destino.
El destino:   
California, no es la tierra de promisión que ellos habían soñado. Los grandes propietarios quieren mano de obra recolectora para sus cosechas, sí; pero lo más barata que puedan conseguir. Por eso reclaman miles de obreros: a más gente para trabajar, menores sueldos a pagar. Y, además, hay algo que no están dispuestos a permitir: que esta mano de obra temporal se quede definitivamente a vivir con ellos.
Las consecuencias:
La miseria, el hambre y la desesperanza para miles de personas.
Los personajes:
Steinbeck creo personajes sólidos y simbólicos, que no estereotipados. Solo nombraré, para no extenderme, a tres:
El hijo mayor de los Joad, Tom Joad, representa la valentía y la rebeldía individual. Pero, como una tortuga que siempre camina solitaria, aunque no sepa adonde, uno solo no hace camino, ni puede remover barreras.  
El predicador, amigo de la familia Joad, que ve cómo su magisterio de fe no ha ayudado a sus vecinos. Aunque desencantado, no puede renunciar a luchar por ellos, sobre todo cuando descubre que en la unión está la fuerza.
 La madre, la gran base. Ella se sabe el cimiento sobre el que se levanta y cohesiona la familia. Busca fuerzas en lo más profundo de su interior para aguantar. Mientras ella aguante habrá esperanzas para ellos.
 El autor pone la esperanza en que la solidaridad, que también la hay en la novela, y mucha, parte siempre de los que se unen en el dolor y, cómo no, éstos son siempre muchos más.
La comparación:
Como en la novela vivimos en una época aciaga: grandes migraciones, hambrunas, desempleo y precariedad laboral, recelo de los que están hacia los que llegan, trabajos cercanos a la semiesclavitud…

Sí. Las uvas de la ira, es una novela de candente actualidad.
Esperanza, confiemos en que alguno de nuestros hijos o nietos pueda escribir la novela de lo que pasó en aquellos años en los que nosotros vivimos.

                      Francisco Torres Domínguez

LA TERNURA DE LO LOBOS DE STEF PENNEY

Sé que es un poco atrasado, pero como no me gusta dejar sin comentario a ninguna de las obras leídas en el club –por lo menos aquellas que he moderado yo- cuelgo hoy el comentario a dos obras: las leídas y comentadas en marzo y abril respectivamente.

“Entretenida”. Ese fue el comentario de la mayoría de quienes asistieron a esta reunión.
En la primera parte de la novela, la mejor, la autora pone en marcha diferentes mecanismos de acción en torno a un crimen. La acción se sitúa en los grandes espacios naturales de Canadá, en el siglo XIX, cuando las grandes compañías peleteras financian la caza por las pieles sin ningún tipo de mesura y, además, son las encargadas de hacer cumplir la “ley”.
Uno de éstos cazadores es encontrado muerto en su cabaña. Al mismo tiempo desaparece un joven que lo visitaba con frecuencia.
Ante este hecho la novelista pone en marcha una serie de personajes: gente de la compañía peletera, la madre del muchacho desaparecido, y otros; evidentemente, como se demuestra después, demasiados personajes.
En la primera parte la autora aprovecha muchos de los mitos clásicos de la literatura: El bosque como lugar siniestro y peligroso y por eso, tal vez, atrayente.
El lobo, animal de fábula presentado siempre como uno de los grandes peligros que asechan en el bosque, redimido, aquí, más tarde.
La novelista se inclina por el lado de inquietar al lector reutilizando los viejos mitos de la literatura universal más o menos actualizados – recuérdese que aunque ambientada en torno a 1860 está escrita en nuestros días -en vez de contemplar  a sus personajes como seres más o menos desvalidos ante tanto poder; personas que, como reprodujo el grande de aquella época, Jack London, sacan fuerzas de flaqueza para enfrentarse a la naturaleza  y, dentro de esta adversidad natural, afrontarse a sí mismos y a los demás. 
Hay que reconocerle a la autora que, aunque no adopta por este punto de vista narrativo, si logra transmitir las sensaciones humanas frente al poderío de la naturaleza (quizás, a mi juicio, lo mejor de la novela).
En la segunda parte de la obra todo se precipita. La narradora tiene puestos en marcha demasiados personajes. La acción ya ronda el final y al lector todavía no se le ha aclarado qué pinta más de uno en la trama. A  algunos de estos personajes los conduce la narradora hacia una solución poco convincente; y a otros, simplemente los abandona. El personaje que, creo, aguanta mejor el tipo es el contable de la compañía.
Teniendo en cuenta que es una novela de acción –más o menos policial- y de personajes que interactúan –nada de novela coral- este trato, o falta de él, a los personajes no ha gustado a casi ninguno de los asistentes a la reunión.
Mención aparte merece el uso que la  autora hace  de los prejuicios que imperaban en la época, y que por desgracia no han desaparecido del todo en nuestros días: escándalo ante la homosexualidad; especialmente, como ocurre en la novela, cuando es entre un hombre maduro y un chico joven. También la enfermedad mental y su rechazo social, además del uso de la misma como arma para apartar de la sociedad a personas “inconvenientes” para gente poderosa.
La solución final, mucho más que de novela negra como se podría pensar cuando se comienza a leer, es de western, con personaje duro, solitario, irreductible y sentimental, en el fondo, incluido.


En definitiva un buen producto de entretenimiento si esa es la aspiración de quien lee.

                              Francisco Torres Domínguez